Escucha musica mientras lees ! :)

miércoles, 5 de mayo de 2010

- Mis tardes de color rojo -


Estoy acostado en el piso…
con mi mano derecha sobre mis ojos.
Desde aquí abajo te contemplo.
Te ves increíble de rojo.
De entre mis dedos, abro una rejita, por las ranuras de mi mano te veo,
quizá no te das cuenta, o mas bien yo hago como que no lo haces.
Esa voz que pinta la tarde, se esparce, se esparce.
Somnoliento me torno, me arrullo viendo tus ojos, que se mueven de un lado a otro.
Con mi mano en la cara, furtivamente te observo, aunque no es necesario esconderlo,
pero me atraes tanto, que si te sigo viendo directo, de un salto me paro,
y me fusiono con el rojo, el rojo que resalta tu mágico cuerpo.
Columpias tus piernas en lo alto de la silla, yo me deslizo en el piso, es mi representación de cómo me derrito al verte.
Por una ranura en el mostrador, logro ver la calle, la entrada;
lo hago porque quizá llegue algo que me distraiga, y no quiero que me desvié de esta danza que haces, una representación de todo lo que me gusta, como una pequeña obra de teatro, que miro desde un techo, desde un ático, por un agujerito sin que tuviera que pagar.
Me descubres, me descubres admirando tu papel, estuve anotando en mi mente tus movimientos, me memorizo las pequeñas sonrisas que se te escapan al mirarme, aquí tirado en el piso.
No me importa la hora, ni el calor, ni el hambre.
Las horas son ligeras como plumas de un ave, así son cuando estoy contigo.
El calor de afuera no me quema, ni me pone de malas, cerquita de ti, solo hay calor en mi corazón, calor que se esparce por todo el cuerpo.
Hambre? Un besito tuyo me alimenta; el estomago de animalitos voladores se me llena.
Aquí estoy yo, para hacerte compañía, para que la tarde callada y la gente extraña y nefasta, no te aplasten y te llenen de agonía.
Te espero hasta que cierres la puerta, te espero hasta que apagues las luces.
Porque se que afuera nos esperan la charla, las risas, los abrazos, mis ganas de fundirme en tu playera roja, rozar tus labios, fusionarme con tu boca. Difícil acercarse a ella, pero increíble el momento en que lo logro, el momento en el que soy parte de tus rojos.

Gracias por cada historia, por cada tarde, por este privilegio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario