Escucha musica mientras lees ! :)

sábado, 11 de julio de 2009

-"Ni en mis sueños puedo encontrarte"-


¡Otra vez te metiste en mis sueños! ¿O yo te atraje a ellos?
Porque los dos últimos meses he tratado de huir de todo lo que conlleva tu nombre, pero al parecer ha sido inútil, o tal vez no le he puesto demasiado empeño a eso de anular mis estùpidos sentimientos hacia ti.

La verdad es que no quiero, y prueba de ello, es que anduve buscándote anoche entre sueños. Recuerdo que iba con mi papá y mis hermanos de viaje, a no sé donde, creo que de regreso, porque no recuerdo dónde estuve, pero ahí estaba en la carretera, rodeado de montañas y verdes praderas; de pronto una sensación, una corazonada, me decía que estaba cerca de ti y que tenía que aprovechar mi cercanía, que ésta era mi oportunidad para verte de frente.
Así que le dije a mi papá que diera la vuelta, que siguiera las curvas, subidas y cruzara los cerros, que aún era temprano, y no había prisa de llegar ese mismo día, lo convencí, le dije: necesito ver a alguien, en verdad lo necesito (o necesitaba) y esa era mi oportunidad. No iba a dejarla pasar como sin nada, así que dijo: está bien visitaremos la ciudad mientras tú lo buscas, pero tú nos vas a guiar y si no lo encuentras ese es tu problema.
Mis hermanos no muy de buenas pero aún así aceptaron, mientras bebían refresco y chucherías, qué extraño era verlos en su forma infante, alegres con ese aire desafiante, risueños y siempre mirando adelante; no sé dónde estaba mi mamá, supongo que nos esperaba en casa, no lo pensé, lo que quería era verte y, desviaría mi camino fuera el que fuera solo para llegar y encontrarte.
Así que ahí íbamos entrando al pueblo, no estaba seguro cómo encontrarte, no tenía idea en dónde estabas y si te alegraría verme o fingirías el no conocerme. Recuerdo que nos estacionamos por unas calles cerradas, rodeadas de alambrado, todo era de bajada, decidí bajarme del carro y observar el lugar, sé que he estado aquí antes, daba vueltas, 360 grados, tratando de seguir mi intuición, buscando desesperadamente materializar ésta ilusión, y es que no tenia idea cómo encontrarte (eso siempre ha sido frustrante), caminé por las calles cuesta abajo, mientras le dije a mi papá que esperara en el carro.

La gente me miraba extraño, sus miradas apuntaban a mí, como si yo fuera el tiro al blanco y ellos los dardos; pero ¿Dónde estabas? Ojalá pudiera escuchar tu voz en la lejanía, Ojalá pudiera reconocer tu olor, o saber dónde está el alcohol en el que vas a nadar esta noche; pero no lo supe, un extraño dolor de cabeza y mareo hicieron presencia, era la señal, el reloj de arena matutino se acababa, ya no pude dilucidar nada.

De pronto se abrieron mis ojos y aquí estaba en mi cama, fue cuando dije: ¡Otra vez te metiste en mis sueños! ¿O yo te atraje a ellos? Y una vez más me sentí tan cerca de llegar a ti, pero en realidad seguía igual de lejos o quizá más, y ahora digo ¿Por qué me pasa? ¿Por qué sigo queriendo? “No puedo querer, porque desear es querer y querer es pedir, pedir es merecer y uno no merece”; porque ni siquiera en sueños te encuentro y mientras escribo esto solo pienso en las luces que miré a lo lejos , faroles que miraba en el pueblo, quietos, serenos y dispersos, entre esas calles frías de bajada, las que en su soledad querían verme caminar contigo, los dos despacito; ellas también desearon que yo te encontrara, querían guiarme hacia ti, pero no lo lograron.

Todo fue muy rápido para poder conectar mi camino con el tuyo, para poder ensamblar las calles y puentes, para iluminar el camino correcto de nuestro encuentro, pero no sucedió. Las calles de noche no pudieron guiarme, creo que mientras yo estaba perdido ahí tratando de buscarte, tú estabas allá en tu mundo, bailando entre luces y humo, desinhibido y perdido, por eso por mas que pudiese buscarte o gritarte, posiblemente seria imposible encontrarte, como ahora que trato de llamarte mentalmente haber si en una de esas quizá quieras marcarme, pero no sucede, y así me quedo. Ya es de noche y aún no pierdo la esperanza ilusa de que en otro sueño pueda mirarte, porque es lo único con lo que este niño tonto puede quedarse.

2 comentarios:

  1. ohhh, cuando iba a mitad de lectura pensaba ya en preguntarte si se trataba de alguien en especial
    pero ya terminé y me dí cuenta que no.
    se siente como esa sensación cuando buscas algo frenéticamente y que no lo encuentras :0

    fue eso o yo me metí mucho en la lectura hehehe, pero sí te atrapa pues :)

    ResponderEliminar
  2. Uff! Qué responsabilidad tener que guiar un camino.

    “No puedo querer, porque desear es querer y querer es pedir, pedir es merecer y uno no merece” No estoy muy de acuerdo en eso, hay que darse la oportunidad, no hay dos vidas o tal vez si, pero de eso no estamos seguros, no hay que ser tan antifelicidad.

    Te quiero.

    ResponderEliminar